Adios a Subcultura

Se nos va Subcultura.  Ha durado diez años y ha dado cobijo a lo más granado del panorama webcomiquero en lengua española.  Tras tanto tiempo y tanta lectura es normal que se me haga un nudo en el estómago cuando pienso que echa el cierre.

Captura de la página de entrada a Subcultura hecha el día antes a su cierre.
El (c) es de sus autores.

Un poco de historia

Nació de manos de Patroklo y Neverwolf en la época en la que el Wee partía la pana.  El éxito no se hizo esperar y se convirtió en una visita obligada para todos los amantes de los webcómics.

De hecho, todo el mundo quería hacer su propio webcómic.  Yo mismo hice mi intento con Paredolia del Teseracto Ninja, publicando cuatro páginas.  Sí, no es mucho, pero por temas personales y laborales no pude dar más de mi.

Evidentemente, con el éxito llegaron también los problemas.  Pronto empezaron a pulular los aprovechados que se limitaban a fusilar cómics que no eran suyos.  Muchas veces se escudaban en que traducían obras que no estaban disponibles en castellano, pero lo hacían sin permiso de los autores.  También aparecieron los bots, esos programas que se limitan a llenar los comentarios de las web con mensajes de SPAM.

Por desgracia, los dos creadores de Subcultura no daban abasto.  Así que aparecieron los moderadores.  Hubo alguna guerra, algo normal en este tipo de comunidades, pero finalmente se estabilizó.

¿Por qué cierra?

Una de las razones del cierre es la financiación.  El hospedaje y el nombre de una web cuestan dinero, y el hospedaje puede salir caro, sobre todo si necesitas mucho espacio, como era el caso de Subcultura.  Desde sus foros se hicieron algunas propuestas como la venta de publicidad y el micromecenazgo, pero no cuajó.

Otra de las razones ha sido la falta de mantenimiento de la web.  El propio Neverwolf admitió que durante años no realizó los cambios necesarios en el momento apropiado (ya sabéis, actualizaciones, arreglo de errores, etc.), y que se ve incapaz de solucionar o mejorar el programa a día de hoy.  También se hicieron propuestas, como el publicarlo en alguna plataforma de código abierto como SourceForge o GitHub, pero tampoco cuajó.

¿Y ahora, qué?

Con Subcultura desaparece una de las plataformas de promoción y distribución más importantes de cómics en la red y lengua hispana.  Además era una web especialmente fácil de utilizar, en especial cuando se compara con los plug-ins para montar un webcómic con WordPress, que son un autentico dolor.

Pero no todo está perdido.  Además de otras webs dedicadas a los webcómic (aunque no son de lengua hispana), hay un par de grupos de personas que están trabajando en alternativas que tomen el relevo.  Esperamos en en pocos meses estén ya disponibles y podamos seguir disfrutando de alguno de nuestros cómics on-line favoritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *